domingo, 25 de mayo de 2008

Pequeños fragmentos I

Saqué de la chistera tu mirada triste.
La mariposa que volaba sobre tu cabeza,
arrastró las lágrimas pegadas a sus alas.
Tus ojos volvieron a sonreir.
La mariposa nunca más podrá volar.

5 comentarios:

Alice dijo...

Me encanta, sencillo, poético, redondo.

Revangel dijo...

Poético, triste y dulce.
Me ha gustado mucho.
Un beso.

pingüino en atacama dijo...

pregunta tonta (no, más bien, del otro lado del charco)... ¿qué es chistera?

Berna dijo...

un sombrero de copa, Pingüina :-)

Luis del Gozo dijo...

Me encanta el conlicto y el cambio, sobre todo para la mariposa.Pobriña.