lunes, 26 de mayo de 2008

Método de Creación

II

Abortar la cuerda. ¡Plín! Salte de aquí, no es la nota, no es la música, es la cuerda. Abortarla para que no suene mal, para que no arruine, para que por fin despegue la belleza, tome un jet ultrarrápido, vuele por el espacio y lleve la música. Esta cuerda rota y la falta de dinero para comprar otra. Abortarla. A la cuerda y al sueño estúpido de ser compositora. Y madre. Abortarla así muy fácil. Te tomas dos pastillas y ya está, te vienen algunos dolores, te da fiebre y luego sangre, mucha sangre. Así, igual, cortar esta cuerda desafinada y vieja y esperar hasta que todo termine. Y luego hacer melodía del vacío. Y ritmo del cordón sangrante.


Familia: Este texto ya lo conocen. Pero quiero ponerlo aquí porque me gustaría desarrollar una serie de "Métodos de Creación" y tengo pendiente arreglar el número I

2 comentarios:

Alice dijo...

querida Andrea, gracias por subirlo, no importa que lo conozcamos, a mi me gusta su fuerza, su tragedia, su intensidad, su dureza...
besos

pingüino en atacama dijo...

gracias Alice...tú sabes que me complico por todo...
espero arreglar el otro, el Algium cérvix...
ya veremos cómo sale...

andrea